• Alberto Gutiérrez Pozuelo

Entrevista con Celia Martín, CEO del Instituto de Formación en Intervención Social, iFIS y de Cálamo


Entrevista con Celia Martín, Directora General del Instituto de Formación en Intervención Social, IFIS y de Cálamo & Cran. Licenciada en Derecho, emprendedora nata, con solo 26 años se unió a su amigo Antonio Martín para iniciar el proyecto de CÁLAMO&CRAN, empresa de servicios editoriales, pionera en España en los servicios de corrección de textos. Con más de 20 años de recorrido asume ahora el reto de dirigir el IFIS y convertirlo en un referente nacional para la formación  de los profesionales del ámbito social.

Buenos días, Celia, ¿a ti aquello del emprendimiento te suena un poco antiguo, no?

Más que sonarme antiguo, simplemente “me suena”. Emprender ha sido mi principal actividad profesional casi desde que acabé la carrera. Montar un negocio te obliga a estar emprendiendo de forma permanente, si quieres que tu proyecto salga adelante y se mantenga. Cuando me preguntan cuál es mi profesión nunca sé qué responder, me dicen que soy empresaria, pero eso me suena muy ostentoso. Me siento más identificada con el término emprendedora.

Año 1997, corrección de textos, la filología, servicios editoriales… no suena demasiado alentador para una aventura empresarial. ¿Qué ha sucedido para que todo eso junto con una joven abogada lleve más de 20 años prestando servicios y creciendo como lo hace Cálamo & Cran?

Creo que ha sido una combinación de ilusión, ambición comedida, mucho trabajo y acierto a la hora de escoger al equipo de personas que trabajan con nosotros. Quizás una aventura empresarial en el campo de los servicios editoriales no parece ser muy prometedora, pero cuando se emprende para construirte tu propio empleo y no para hacer dinero rápido, cualquier proyecto empresarial puede funcionar.

Hoy, nos acercamos a ti, desde Samaria Social, para interesarnos por esta nueva,  y,  a priori, apasionante aventura: IFIS. ¿Cómo llega este proyecto a tu mesa? ¿Y cómo pasa de tu mesa a ser una realidad?

En buena parte, el proyecto llegó de forma casual pero ahora analizando cómo han ido las cosas parece que estaba predestinado a acabar en nuestras manos.

Por un lado, IFIS y Cálamo & Cran se habían encontrado en varias ocasiones, coincidimos en las aulas de La Casa del Lector en el Matadero, por ejemplo, e incluso se llegó a plantear una formación conjunta que no llegó a prosperar.

Por otro lado, el campo de la intervención social nos toca de forma personal: la esposa de mi socio es trabajadora social, mi pareja es director de un centro de personas sin hogar, la directora de formación de Cálamo está estudiando trabajo social… en fin, no es un sector ajeno a nosotros.

Cuando nos enteramos de que la empresa que gestionaba anteriormente IFIS buscaba una entidad, reconocida y con buena imagen en el sector de la formación, para traspasar su actividad, supimos que era la oportunidad perfecta para hacer nuestro un proyecto que nos seducía mucho.

 ¿Qué tal te ha recibido el tercer sector?  ¿Cuáles son tus primeras impresiones sobre este sector tan variado y a veces algo desconocido?

He podido comprobar que se trata de un sector muy heterogéneo, donde puedes encontrar personas que desarrollan su labor de forma vocacional y otras que proceden de profesiones muy alejadas del mundo social y han encontrado en este campo su verdadero camino.

Es un sector menos competitivo que otros, donde la motivación para formarse no es igual que en otros ámbitos: las personas que trabajan aquí no buscan tanto una nueva línea en su CV, realmente quieren  aprender a hacer mejor su trabajo, reflexionar sobre formas distintas de llevar a cabo la intervención social.

Y tenemos la suerte de contar con un profesorado muy motivado, entusiasmado por colaborar en esta aventura y con voluntad de transmitir y compartir su conocimiento. Esto nos ha hecho fácil la entrada en el sector, con este gran equipo de formadores/as estamos convencidos de que quien quiera aprender encontrará lo que busca en IFIS.

Por cierto, te hemos visto en las redes este verano recorriendo kilómetros de costa en bicicleta… ¿te ha servido para tener el plan estratégico del Instituto en la cabeza o simplemente tienes un gran dolor de piernas?

Mi intención era desconectar y pensar solo en dar pedales pero no me ha funcionado el plan: mi compañero de rodada, que nos asesora en la parte técnica de IFIS, no ha parado de lanzarme ideas según recorríamos kilómetros y tanta costa ha dado para muchos planes.

Lo cierto es que el proyecto de IFIS tiene tantas posibilidades y tan atractivas que me está resultando difícil no hablar sobre él con quienes me rodean. ¡Espero no aburrirles!

Hablando de estrategias, ¿qué crees que podéis aportar desde el IFIS al ámbito social? ¿Cómo conectaréis ambas empresas?

Nuestro principal objetivo es tener una oferta formativa de calidad en el ámbito de la intervención social.

Queremos seguir el mismo modelo que hemos tenido en Cálamo & Cran desde hace más de 20 años: cursos prácticos, adaptados al sector, impartidos por profesionales en activo, ajustados en duración y precio a los contenidos que recibe el alumnado.

Queremos escuchar a las personas que trabajan o quieren trabajar en este sector y ofrecerles la formación específica que necesitan en su día a día, para progresar profesionalmente, para desempeñar mejor sus tareas, para iniciar su trayectoria laboral... y queremos que su aprendizaje con IFIS les beneficie tanto a ellos y como a aquellos que son destinatarios/as de su trabajo.

Por lo que hemos podido ver en la web, ya están disponibles un número importante de cursos y seminarios: violencia de género, tutela de adultos, personas sin hogar… ¿cómo está siendo la acogida?

¡Mucho mejor de lo que imaginábamos! De hecho, aprovecho la ocasión para pedir disculpas a las primeras personas interesadas por los ajustes de última hora en la web y los errores que han ido surgiendo. ¡Habéis tenido mucha paciencia! Estamos acostumbradas a tener todo muy trabajado y nos sabe fatal no poder dar el servicio que queremos pero, hay cosas que no hemos podido controlar.

Hemos querido empezar sobre seguro, con un pequeño número de cursos, que son los que tenemos listos en la convocatoria presencial de otoño de 2018. Sabemos que los trabajadores del tercer sector están cansados de formaciones teóricas, desactualizadas, poco prácticas y por eso hemos renovado y actualizado el catálogo de IFIS.  La formación universitaria tiende a ser muy teórica, poco enfocada a la vida real… Los/as profesionales necesitan herramientas para poder intervenir en situaciones concretas, contadas de primera mano por alguien con experiencia en el campo. Ahí nos movemos. Queremos, además, ofrecer estos cursos en formato online y ahí están ahora dirigidos nuestros esfuerzos: esperamos abrir las matrículas para la modalidad online en noviembre de 2019

Me cuentan que Antonio (tu socio) siempre está dibujando algo en su cabeza…¿crees que algún día dejará de hacerlo?

Jajaja, ¡espero que no! Su mente creativa a veces me trae de cabeza pero sin duda está llena de genialidades.

Supongo que habrá sido un verano intenso, de entrevistas, de procesos de selección, ¿qué impresiones te has llevado de los profesionales de este sector social tan diferente del ámbito editorial?

Probablemente va a sonar un poco pretencioso pero como te decía tenemos un equipo de formadores/as excepcional. Son profesionales en activo con grandes dotes para la formación y muchas ganas de compartir sus experiencias y conocimientos. ¿Qué más se puede pedir? Las entrevistas que hemos tenido con el profesorado María Tarriño, nuestra directora de formación, y yo han sido una sorpresa tras otra, ¡todo el mundo nos ha encantado!

Ha sido un verano muy intenso, sí, pero muy gratificante, la verdad, y ahora estamos deseando que comiencen los cursos y ver a todos/as en acción.

Por último, Celia, nos gusta acabar siempre con esta pregunta ¿Dónde vas a estar dentro de un mes?

Estaré seguro en la jornada de puertas abiertas que organizaremos para presentar los nuevos cursos de IFIS, entusiasmada por ver en vivo cómo nos reciben y por escuchar las impresiones de los que vengan a vernos tomando un vino después de las charlas. Y cuando acabe me iré pedaleando a casa para asimilar todo lo que me cuenten, si no me he pasado con el vino...


133 vistas